32.1 C
Puente Genil
lunes, mayo 27, 2024

Un empresario de Puente Genil abona las cenas del personal hospitalario y policías hasta que finalice el confinamiento

El estado de alarma ha llevado aparejado el cierre de bares, lugares que se pueden echar de menos como espacios de ocio y esparcimiento pero cuya clausura temporal causa, como así ha sido, un inconveniente añadido a quienes están en primera línea de batalla, como son los sanitarios y la Policía Local, en nuestro municipio.

La cuestión es que con el decreto por el estado de alarma la cafetería del Hospital de Alta Resolución abre hasta mediodía por lo que para las guardias de médicos, enfermeros, celadores, agentes de seguridad conductores de ambulancia, no pueden desplazarse a ninguna cafetería para cenar. Hecho similar, aunque en menor número de afectados ocurre entre los efecticos del Cuerpo de la Policía Local, la repercusión es menor porque la mayoría tienen su residencia en Puente Genil. Lo cierto es que entre cuatro y seis agentes cada noche y entre 15 y 30 empleados del hospital, un grupo de hosteleros de la zona realiza, por turnos, bocadillos, hamburguesas, pizzas, kebah, patatas asadas, ensaladas a un precio bastante inferior al de venta, es decir un 30% más barato. Y el coste diario durante este mes y hasta que finalice el confinamiento, lo está asumiendo otro empresario, de momento se ha desembolsado de unos 2.500 euros para este fin altruista y generoso.

 Los negocios implicados que secundan esta iniciativa poniendo la mano de obra y abaratando notablemente sus costes son sus gerentes son Cafetería Premiun (se encarga de preparar de lunes a miércoles), Tigran (kebah y otros, jueves y viernes), mientras que la pizzería La Toscana hace lo propio ( sábados y domingos). . El empresario, Antonio, que no quiere que desvelemos su identidad nos cuenta que “cuando empezó el confinamiento cerré mi negocio, y como había comprado varias cajas de guantes, en previsión, me pareció que sería más lógico donarlas al hospital”. Al llegar “les pregunté que donde cenaban y me dijeron que no tenían sitio”. Por tanto, sobre la marcha, se le ocurrió la iniciativa. Y lo hizo como “una motivación personal”. Lo más emotivo e inesperados es “cuando la primera vez al llevar la comida salieron todos a aplaudirlo”.

-

Esta situación va para largo “pero ha asumido el compromiso de continuar así hasta que termine el confinamiento”. La respuesta a la pregunta evidente del porqué , lo tiene claro, ”por solidaridad en estos tiempos que corren hay que dar un paso al frente y así se puede conseguir escalar montañas”.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido