35.1 C
Puente Genil
lunes, junio 24, 2024

Un aliento de vida para el Convento de La Victoria “Los Frailes”…por Juan Velasco

Un aliento de vida para el Convento de La Victoria «Los Frailes» de Puente Genil

La situación actual causada por el Covid-19 ha puesto de manifiesto la indudable necesidad de reforzar, entre otros aspectos, la atención a las personas mayores, ya que ha sido uno de los grupos sociales que más afectados se ha visto por la pandemia. Esto ha hecho resurgir en mí una idea que, desde hace bastante tiempo, vengo fraguando en mi cabeza.

Como amante de mi pueblo natal, Puente Genil, así como de sus costumbres y tradiciones, y a pesar de residir desde hace más de treinta años en Londres, considero necesario un cambio en el casco antiguo de nuestra localidad, zona conocida comúnmente como “parte baja”, que propicie una paulatina reactivación de este barrio, ya que se está convirtiendo en uno de las más desprovistos de comercios locales y, en general, de movimiento social, en detrimento de la “parte alta”.

-

Dentro de esta zona, uno de los edificios que más cambios ha sufrido con el paso de los años y que, sin duda, se ha visto despojado del protagonismo que le corresponde, ha sido el Convento de La Victoria “Los Frailes”. Este fue construido como convento de Mínimos de San Francisco de Paula en la segunda mitad del siglo XVII, gracias al apoyo de la Marquesa de Priego doña Juana Enríquez de Ribera. Posteriormente, pese a que fue desamortizado en 1822, fue ocupado por la mayor parte de la Comunidad, aunque con menor número de frailes, hasta que en 1836 tuvo lugar la exclaustración definitiva. A partir de este momento, el edificio cumplió diferentes funciones, entre las que destacan su uso como casa de vecindad, como escuela y como cuartel. Esta parte de su historia es la que ha despertado en mí una idea que podría ofrecer un aliento de vida a este lugar: la utilización del patio principal de Los Frailes y de las múltiples habitaciones que lo rodean como residencia diurna para personas mayores.

El motivo principal que me lleva a plantear esta propuesta es, sin duda, la importancia de fomentar la adaptación de espacios tan relevantes de nuestro pueblo para atender a todas aquellas personas ancianas que deseen disponer de este servicio. En este caso, considero que el patio que alberga este edificio, cuyas dimensiones son lo suficientemente considerables como para acoger este tipo de proyecto, sería idóneo para desarrollar en él actividades diurnas tanto al aire libre como en espacios cerrados, puesto que son numerosas las habitaciones de las que dispone.

Asimismo, el desarrollo de esta idea supondría, por un lado,el incremento de las ofertas de empleo en nuestro municipio, ya que sería necesaria la contratación de personal cualificado para llevar a cabo las funciones propias de este tipo de centros; por otro, esta área de Puente Genil se llenaría de vida, hecho que podría motivar la apertura de nuevos comercios locales en la zona como resultado de este nuevo punto de encuentro.

En suma, en el caso de que esta propuesta pudiera salir adelante, se contribuiría a la mejora de la calidad de vida de muchos ancianos de nuestro municipio, además de dotar de movimiento a este barrio, tan importante en la conformación de Puente Genil como pueblo. Para ello, sería necesario articular la acción de nuestro Ayuntamiento y, como no, la del Obispado de Córdoba, actual propietario de Los Frailes.

Se trata de una reflexión particular, realizada desde la distancia y basada en el amor a mi pueblo y patrimonio.

Quizá puede resultar ficción o pudiera tener trazas de realidad, pero ahí la dejo.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido