30.1 C
Puente Genil
viernes, mayo 24, 2024

Moyano analiza la Semana Santa como eje integrador de la localidad y reclama «una mujer pregonera y/o manantera»

El pasado 4 de febrero y en el salón mezquita de la Casa de Córdoba, Eduardo Moyano Estrada hizo viajar al público asistente a la Semana Santa de Puente Genil.

Realizó una «magnífica exposición sobre la singularidad y características de ésta, centrando sus argumentos en varios aspectos, la Semana Santa como hecho social «total», la interacción entre las Cofradías y las Corporaciones, su simbolismo, su carácter festivo y otros aspectos de interés. Su jueves lardero, la túnica de rebate, la saeta cuartelera, la participación de la Schola Cantorum «Santa Cecilia», las subidas de los Romanos a la ermita de Jesús, la vieja cuaresmera, el Imperio Romano, el viernes Santo en la noche, fueron parte de los argumentos de la singularidad de esta Semana Santa pontana».

Siguió su exposición con la función integradora de la imagen de Jesús Nazareno para los pontanos, vertebradora de una Semana Santa variada y plural.

-

El argumento central «de mi conferencia «es que lo singular de la Semana Santa pontana, lo que
la hace diferente de otras, radica en el hecho de haber sabido integrar y cohesionar en un
producto cultural unificado la gran diversidad de actos que tienen lugar en esos días en torno a
la pasión, muerte y resurrección de Jesús, trascendiendo el ámbito estrictamente religioso de
esa conmemoración y prolongando su presencia en la comunidad local más allá de los días de
los desfiles procesionales. Esa unidad en la diversidad es lo que diferencia la Semana Santa de
Puente Genil de las de otras localidades, caracterizadas más por su fragmentación». En esto «creo que en eso tienen mucho que ver tres elementos fundamentales: la cooperación entre
“cofradías” y “corporaciones bíblicas”; la función desempeñada por un conjunto de símbolos
religiosos y culturales que cruzan de forma transversal la Semana Santa y que ayudan a
cohesionar un cuadro tan variado y complejo, y el especial significado de la cofradía de Jesús
Nazareno, como símbolo no sólo religioso, sino también social, en tanto patrón de Puente Genil».

Concluyó diciendo que es un «Hecho total» movilizando a todo un pueblo desde el punto de vista social y económico, haciendo que el pueblo de Puente Genil viva por y para su Semana Santa, convirtiéndose en eje diamantino de la vida de todo un pueblo durante el año.

Terminó diciendo que habría que esforzarse por preservar de cara al futuro la unidad y cohesión de la Semana Santa, conciliando la diversidad y pluralidad de las expresiones culturales y religiosas que son el signo de los tiempos.

Como acontecimiento social y religioso, «la Semana Santa está sometida a los cambios propios
del entorno donde se desarrolla, impregnándose de nuevas percepciones y expectativas y de
nuevos comportamientos por parte de la población, más secularizada y cosmopolita, y más
diversa y conectada a otras áreas recreativas y de ocio»- dijo.
Entre esos cambios «el que considero de mayor relevancia es el de la participación de la mujer,
cuyo papel se ha limitado hasta ahora al de su actividad en el seno de las cofradías, siendo muy
limitada su presencia en el mundo de las corporaciones bíblicas. Llama la atención que sólo haya
habido una mujer pregonera o que sólo una mujer haya sido reconocida con el título de
“manantera ejemplar” desde que existen esos reconocimientos, carencias que espero sean
subsanadas lo más pronto posible por el bien de la Semana Santa pontana».

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido