17.1 C
Puente Genil
lunes, mayo 20, 2024

EL COVID 19 VA EN DESESCALADA…por M. Teresa López Cosano

EL COVID 19 VA EN DESESCALADA

     Hoy 25 de abril de dos mil veinte, llevamos ya varios días caminando por el segundo mes de confinamiento y nos comunican que nuestro enemigo va en desescalada.
      El virus no quiso alcanzar la cima y como estrategia se lanzó a tomar otros derroteros para ir avanzando sigiloso y libremente ir ganando sus batallas sin que nadie se le interpusiera en su camino.
     Los contagiados aunque en menor número siguen ingresando en los hospitales y el mundo sigue llorando por sus seres queridos que caen cada día en esta guerra silenciosa.
     Vivimos en una gran incertidumbre pensando cómo será el fin de esta maldita pandemia que estamos atravesando, solo sabemos lo que nos quieren decir. Nos revelan las noticias según les va conviniendo y no sabemos toda la verdad de este camino incierto.
     ¿Cuántas personas se tendrá que llevar esta alimaña antes de el partir, como quedará la economía cuando todo esto termine?.Los trabajos van cayendo, los autónomos están muy intranquilos por la inseguridad que tienen al no poder seguir trabajando y teniendo que pagar todos los impuestos que se les exigen, los comercios cerrados perdiendo su venta diaria, las empresas que se amparan en los ertes para no despedir a sus empleados y temiendo que si esta tragedia dura mucho, tener que hacer un ere por no poder mantener su economía a flote. Los que emprendieron un negocio y lo cerraron de lleno hundiendo todos sus sueños, los artistas y músicos que no saben cuándo volverán a sus teatros y a sus conciertos, los jornaleros que pararon en sus trabajos y todos aquellos que quedaron parados  se desalientan pensando cómo van a seguir adelante para hallar el sustento de toda su familia. Los niños que al principio se alegraron pensando que eran unas vacaciones y que ya están cansados de este obligado encierro, desean poder abrazar a sus abuelos y poder jugar libremente con sus amigos.
      Nos ha venido un enemigo tan potente que nos ha traído un caos del que no sabemos cómo vamos a salir de él. No sé
cuándo le veremos el fin a nuestro firme confinamiento para que todo siga su curso y poder seguir caminando hacia adelante. Que este mortal virus caiga pronto en la lucha y nos libre de esta mala pesadilla que estamos viviendo.
       Son dignos de admiración y agradecimiento toda persona que lucha en primera línea exponiendo su propia vida para el bien de todos. Equipos sanitarios, cuerpo de seguridad del estado, alimentación, repartidores, limpiadoras,  farmacéuticas, etc.
     El mundo llevaba unos derroteros que yo en mis reflexiones alucinaba. La contaminación del planeta producida por la mano del hombre y que algunas potencias para no perder sus grandiosas ganancias, se niegan a dar su consentimiento para ponerle remedio. La violencia con un gran desconcierto entre los humanos peleándose como perros callejeros sin ningún miramiento. La avaricia como si en ella le fuese la vida sin darse cuenta que cuando les llegue su final no le valdrá para nada. La envidia cuya propia congoja no le permite reconocer las valías de los demás. La falta de respeto a nuestros mayores…..
¿Dónde quedaron sepultados aquellos hermosos valores humanos que nos inculcaron nuestros antepasados?
    Ahora nuestra deseada democracia se va desvaneciendo,
el modo de vida se ha descarriado, impera el egoísmo que no ve más allá del ego y el poder. Hay quien disfruta metiendo odio y rencor a través de bulos malvados encontrando a unos contra otros con la mala índole y mala baba con la que han nacido.
     Yo  a lo largo de mi vida, cuando me hice mayor entró la democracia y caminando junto a ella me quedé daltónica y  desde entonces no he podido percibir diferencia entre unos colores u otros y todos me han parecido iguales. Nunca se mezclan los colores en un mutuo acuerdo para el bienestar de todos sus ciudadanos, se pelean entre sí largando soflamas a veces irrespetuosos de unos a otros y lo único que tienen a su alcance mirarse su ombligo sin preocuparse por sus súbditos que son los que los han colocado en el deseado sillón. En mi larga trayectoria tan solo he conocido verdaderamente el blanco en mis días felices y el negro en mis días de luto.
     Ojala que algún día veamos un lúcido color que nos guie con justicia y bondad a todos, que mire por todos los seres humanos con igualdad y que administre justicia a todos los que lo merecen.
     A veces se estimula mi espíritu cuando pienso si esto que ahora estamos padeciendo nos hará reflexionar a todos para mejorar el mundo o al menos para despertar a muchas conciencias y hacernos más humanos.
     Ahora solo nos cabe esperar que este malévolo virus en su desescalada llegue a su fondo y se hunda del todo en su infortunio y los que quedemos con vida podamos unirnos telemáticamente con todo el mundo en un prolongado abrazo para homenajear a todas las personas que han perdido la vida en esta guerra sin armas que nos ha tocado padecer.
    Que todos los caídos D.E.P.

                                                   
                                                   Mª Teresa López Cosano.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido