32.9 C
Puente Genil
martes, mayo 28, 2024

SOBRE LA VUELTA A LAS CLASES PRESENCIALES…por Alvaro de la Fuente (Maestro)

SOBRE LA VUELTA A LAS CLASES PRESENCIALES

Asistimos aturdidos, en estos complejos y durísimos días, a una escalada de ilustres declaraciones e intenciones de una parte de nuestra clase política, con las que unos y otros (no se salva nadie) parece que están compitiendo para ganar el primer premio al disparate más disparatado con relación a nuestros niños y niñas y su regreso a las clases presenciales en los colegios e institutos.

Todo comenzó hace unos días. Tras una laaaaarrga semana estudiando con expertos las primeras medidas de desconfinamiento, el Gobierno de la Nación mostró, públicamente, a través de una ministra, la ocurrencia, convertida en intención real, de dejar salir a nuestros más pequeños, en compañía de un adulto, a esos maravillosos y divertidísimos lugares, absolutamente libres del dichoso virus, como son los supermercados y las farmacias. Unas horas después, rectificación al canto, con una bonita escenificación de mea culpa, echando por la borda toda esa duuuuura semana de trabajo con los expertos. Al día siguiente, al Presidente de la Junta de Andalucía no se le ocurrió otra idea que convertir un deseo personal (que, estoy seguro, tenemos todos) en otra intención real, preconizando a los cuatro vientos, en el contexto de una entrevista radiofónica, que es muy probable que, como se está programando en otros países europeos, en los próximos 15, 16 o 17 de mayo (por cierto, estos dos últimos caen en sábado y domingo) nuestros niños y niñas se incorporarán a nuestros centros educativos. Fue tal la alarma, y con razón, generada en las redes sociales y demás medios de comunicación por asociaciones de padres y madres, sindicatos y la población en general, que no tuvo más remedio, un par de horas después, que rectificarle su vicepresidente. Y no queda ahí la cosa, mientras escribo estas líneas me asomo al Facebook, y leo una noticia en Europapress que cuenta que nuestro Gobierno de la Nación, imagino asesorado por sus expertos, está estudiando la posibilidad de que la vuelta al cole sea voluntaria (que me da la risa…) entre maestros y alumnos.

-

Estas tres circunstancias reflejan, en mi opinión,el desconocimiento y pasotismo que, en general(excepciones haberlas haylas), nuestros gobernantes, de todas las ideologías y colores, han mostrado, históricamente,hacia la Educación. Un desconocimiento y pasotismo ahora muy palpables por la grave situación que atravesamos. Una situación que requiere de los designados por los ciudadanos para regir nuestro destino como sociedad, de grandes dosis de sentido común, prudencia, pragmatismo y altura de miras. Son momentos para crear certidumbres –y no lo contrario- entre la desesperada población y no convertir el tesoro más preciado de cualquier sociedad -nuestros niños y niñas- en conejillos de indias.  No parece lógico que mientras, en base a las recomendaciones sanitarias, se prohíbe la apertura de bares, restaurantes, teatros o salas de concierto, se permita la presencia de cientos de niños y niñas -que también son personas, oiga- en un edificio. 

Dejemos, por favor, de situar como referentes a países que sí se toman, tanto desde el punto de vista político, social y económico, la Educación en serio, y pongamos el foco en países más parecidos al nuestro en cuanto a cultura,estilo de vida, manera de gestionar los recursos y modus vivendi de sus ciudadanos. Italia, por ejemplo, lo ha tenido muy claro desde el minuto cero: se intentará volver a las clases presenciales en septiembre; mientras, a continuar fomentando y potenciando las clases telemáticas e ir preparando, con tiempo, el próximo curso escolar que, si un milagro no lo remedia, volverá a ser, realmente, anómalo. En nuestro país, como consecuencia, sobre todo, de las altas ratios de profesores/ alumnos,  infraestructuras de nuestros centros y la manera de nuestro alumnado de entender la disciplina y el comportamiento en el colegio, nos pongamos como nos pongamos, hasta que no tengamos la vacuna o cura definitiva, o bien -en el contexto de un plan muy bien organizado y fundamentado- se hagan test masivos a toda la población, las necesarias normas de distanciamiento social serán INCOMPATIBLES con las clases presenciales, al menos a corto plazo. Y comprendo, cómo no, perfectamente, la dificilísima y desesperante situación de aquellas familias que, si es que no lo han hecho ya, comenzarán a trabajar y carecen de un lugar dónde dejar a sus hijos, mas que no nos engañen:  debemos de elegir entre una cosa (distanciamiento social) u otra (clases presenciales), con todas las consecuencias.Si esto no lo entiende y asume, de una vez, nuestra élite política, continuaremos, en las próximas semanas, los padres, madres, maestros y maestras, con las tan demandadas palomitas y cervecitas en mano, disfrutando de este serial de disparatados capítulos protagonizados por buena parte de la misma que ni el mismo Netflix superaría.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido