31.3 C
Puente Genil
sábado, junio 25, 2022

«Etica y Moral»…por Antonio Baena Cobos

«Etica y Moral»…por Antonio Baena Cobos

La Ética una disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano, permitiendo al individuo decidir libremente entre lo ético o no. La Moral, es un conjunto de normas y principios basados en la cultura y costumbres de un grupo social. Una vez explicada la diferencia podemos entender cómo en algunos lugares del mundo, es moralmente aceptable cortar la mano de un ladrón o ajusticiar a un sacrílego, o como en el caso de Israel expropiar de sus casas a ciudadanos en virtud de que esa tierra le fue concedida por Dios, o como en muchos países (EEUU) pervive la pena de muerte. Todos ellos comportamientos totalmente rechazables por la ética .Pero si pensamos que nuestro Estado está al margen de esto estamos muy equivocados y para ello voy a utilizar casos que estos días inundan nuestra prensa, cadenas de radio y televisiones. Analicemos una parte de trama Gürtel que tiene que ver con el expolio a las arcas públicas producida en la organización de la visita del Papa Benedicto a Valencia. Uno de los principales implicados es el Sr. Cotino, que no ha podido ser juzgado por haber fallecido como consecuencia del covid, miembro del Opus Dei (Organización Católica) y como tal cristiano y católico practicante. Es evidente que su actuación es contraria al 7º y al 10º Mandamiento, siendo por tanto un ataque contra la moral católica y mucho más grave cuando ha usado a la máxima autoridad de su religión como medio.

El comportamiento ético estaba protegido en este caso por las leyes y por tanto sometido a condena pública. ¿Pero qué sucede con el comportamiento moral? Pues ni El Opus ni la jerarquía católica (el Cardenal Valenciano que pasea con vestido de cola)lo han condenado, lo que obliga a preguntarse si los pecados católicos se aplican en función de las personas, desoyendo las enseñanzas de los Evangelios, y saltándose su propia moral. Segundo ejemplo, caso Kitchen. Aquí tenemos otro protagonista, Jorge Fernández Díaz, perteneciente al Opus Dei como supernumerario, Ministro del Interior de 2011 a 2016, cargo que juró ante un crucifijo y los Evangelios lo que presuponía un hombre recto de alta moralidad católica. Pues bien, si lo que conocemos de este proceso es verdad, y dé como resultado o no una condena judicial, de nuevo nos encontramos con conductas reproblables tanto ética como moralmente.

-

Que un Ministro que tiene entre las responsabilidades inherente a su cargo el perseguir los delitos y evitarlos, se dedique a crearlos y por supuesto no en beneficio de su país, sino en el de los dirigentes de su propio partido, usando además para ello fondos públicos en un momento en el que muchos ciudadanos malvivían como consecuencia de la crisis, es de una inmoralidad extrema. Si además incumple algunos de los Mandamientos que por su opción religiosa deberían regir su vida, como son el 2º, el 7º y el 8º,estaréis conmigo que su ángel de la guarda Marcelo lo debería haber abandonado hace mucho tiempo. De nuevo un manual para jóvenes de todo lo que ética y moralmente no debe dehacerse.

Tercer ejemplo, evasión y elusión de impuestos. Todos sabemos de las practicas que usan algunas multinacionales para derivar sus beneficios a países con baja fiscalidad, Google, Apple, Coca Cola, Nissan, Volkswagen, Ford y un largo etc. De lo que no estamos tan enterados es de las empresas españolas que también recurren a estas prácticas como Banco de Santander, ACS, Repsol, Ferrovial y Accelor Mittal, todas ellas con más de cincuenta filiales en paraísos fiscales, así mismo empresas como el grupo Inditex usa la elusión como una manera de no pagar en España la totalidad de sus impuesto creando sociedades pantalla en otros países Europeos con una fiscalidad más favorable. Como se puede observar muchos de ellos reciben ayudas públicas y contratos de las Administraciones españolas.

El Papa Francisco dijo hace muy poco “Se ha hecho evidente que aquellos que no pagan impuestos no sólo cometen un delito, sino también un crimen: si no hay suficientes camas de hospital y respiradores artificiales, también es su culpa”. Otro claro ejemplo de la falta de ética, y del poder de estas empresas que bloquean cualquier tipo de leyes que penalicen sus ataques al sostenimiento del país del que se les llena la boca, por favor menos banderas y más dinero, es muy difícil pagar los servicios públicos con telas de colores.

Y como último ejemplo o mal ejemplo (estoy hecho un lío): Nuestro querido Emérito (El Campechano). Por lo que la justicia Suiza va descubriendo recibió una comisión de Arabia Saudí de cifras millonarias por abaratar el contrato del tren de alta velocidad. Así mismo los españoles de nuestros impuestos hemos venido pagando las aventuras amorosas de su Majestad (con un pene inquieto). Estaría clarísimo que si el director de una gran empresa hubiese cometido un acto igual, habría sido despedido ipso facto sin indemnización por deslealtad.

Es claro que si el Emérito, percibió una comisión por actuar en contra de los intereses de empresas españolas y en una negociación que realizaba en nombre de España y con las atribuciones que nuestra Constitución le confiere y además que lo ocultó al Fisco español para defraudar el impuesto que le hubiera correspondido liquidar como cualquier buen español, en medio de una crisis económica de catastrófica incidencia sobre los más débiles, esto éticamente tiene la consideración de DESLEALTAD, que supone la mayor traición que el más alto representante de un país puede cometer sobre sus ciudadanos.

También llama la atención la permisividad de las jerarquías de la Iglesia Católica que le impiden la comunión a una persona separada y unida a otra pareja respetando la fidelidad de esa unión, y no pone pegas a quien se salta los sagrados lazos del matrimonio de manera continua y otros muchos mandamientos que ahora enumeraremos en una persona que se dice católica: ¡ del sexto al décimo no ha respetado ninguno!. Una conducta totalmente inmoral para un católico.

Creo firmemente que nuestra sociedad tiene que obligar a las Instituciones de este país, Justicia incluida, a someterse a una limpieza ética profunda, pues como decía Sócrates sin ética no puede existir la democracia y el ejemplo que damos a las nuevas generaciones es tan nocivo que pone en peligro el andamiaje que mantiene unido la compleja estructura social, cosa que no nos merecemos.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido