22.4 C
Puente Genil
sábado, junio 25, 2022

IV Domingo de Pascua, jornada de oración y colecta por la vocaciones  

Escuchar su voz para seguir su camino

Citas:

1ª lectura: Hechos de los apóstoles 13,14.43-52.  

-

Salmo: 99 Nosotros somos su pueblo y ovejas de su rebaño.    

2ª lectura: Apocalipsis 7,9.14b-17.

Evangelio: Juan 10,27-30.  

Comentario: Podemos hacer toda clase de diagnósticos de cómo va nuestro mundo pero lo cierto es que existe una muchedumbre de pobres necesitados de amparo que están sufriendo falta de recursos, hambre, enfermedades, guerras, injusticias… y estamos  comprobando también que la solución a los problemas no depende de ideologías y cambios políticos, sino de respetar y atender a las personas y a la vida. No hemos aprendido a caminar según los proyectos de Dios. Planificamos el futuro pensando en nuestras posibilidades y se nos olvida que estamos en sus manos, ignorando que, como Buen Pastor, Él nos cuida y nos guía.

Necesitamos que prospere el fuego que prendió Jesucristo en sus primeros discípulos; el Evangelio, ese juicio crítico desde la luz de la verdad contra nuestras posturas personales enquistadas en privilegios egoístas que siempre acaban en mal y en muerte. Jesucristo viene, no como poderoso mandatario, político, nacionalista… sino como quien sabe bien las necesidades que tenemos todos los seres humanos; de vida verdadera y digna, de anhelos de: justicia, paz, amor… y por esa causa entrega su vida por el pueblo, poniendo a los últimos en primer lugar. San Juan nos presenta a Jesús como una realidad incuestionable de «Uno con el Padre», pues quien se encuentra con él se encuentra con Dios.

Toda la vida de Jesús Nazareno es un juicio contra los que pensaban que, hasta el mismísimo Dios, debía de ajustarse a sus dogmas y leyes; pero Dios es el verdadero dador de vida y no quien la quita. El problema de los judíos, igual que el nuestro, es rechazar la Palabra de Dios, su plan salvador, desde el bien que todos debemos de hacer siendo coherentes con nuestra conciencia interior; ya que Dios nos inculcó esos anhelos al crearnos mediante su soplo de vida. El proyecto de futuro de la humanidad está abierto a todas las personas y todos los pueblos sin discriminación ninguna de raza, pueblo, nación, cultura… Es un proyecto que se refleja en las conciencias de todos los seres humanos que prefieren el bien al mal, empujándonos a un comportamiento acorde a la voluntad del Creador.

No podemos desanimarnos ante el mal; en medio de las luchas y dificultades hemos de insistir; desde la fe, en la esperanza que nos viene del amor de Dios, perseverando en la acción caritativa de la ayuda y entrega a todo desamparado. Es importante no caer en la tentación de abandonar y no seguir el camino marcado por Jesús en el Evangelio escuchando y siguiendo las voces extrañas de falsos pastores que no son sino ladrones y malhechores. Jesús ha realizado de forma ideal el proyecto querido por el Padre, como un pastor fiel, auténtico, que da la vida por sus ovejas, y nos invita a seguirle para conseguir la vida eterna. Un ofrecimiento de un camino y una vida que conducen a la vida feliz sin termino, desde la libertad, la generosidad, el amor… Nuestra garantía es que el pastor y quien lo envía son el mismo Dios, con poder soberano sobre todo y todos y misericordia infinita para perdonar y no condenar a la humanidad a la muerte.                           

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido