29 C
Puente Genil
domingo, junio 26, 2022

NEPOTISMO O MERITOCRACIA…por Antonio Baena Cobos

Es el Nepotismo una vieja fórmula utilizada por los poderes políticos y económicos principalmente, (sí es que existe una diferencia entre ambos) y que consiste en poner en puesto claves de la administración pública o poderes del estado a personas de su confianza (enchufe, o mangoneo en castizo).

La Meritocracia, es el sistema por el cual los puestos de la administración pública son ocupados por personas que acceden al mismo por conocimiento, mérito, aptitud y habilidades y que conforma una columna importante en las democracias modernas, dotando a esa administración de las personas más cualificadas, con lo que se consigue una mayor eficiencia.

-

Y a qué viene esto ahora. Intentaré explicarlo.

No hay más que leer la prensa española para darnos cuenta de por qué estas definiciones, solo tenemos que investigar un poco y descubriremos cómo en determinados puestos de Universidades, Notarías,  Registros, Ejército, Judicatura, puestos claves de la Administración, etc. se suceden largas sagas de Apellidos o personas ligadas a determinados intereses político-económicos sin más mérito que ser lo que son. Ello denota una estructura de poder obsoleta que constriñe los fundamentos de un verdadero Estado Democrático.

Salvo en el campo científico, donde evidentemente esto no se cumple con igual intensidad y por tanto el poder establecido lo castiga evitando que se invierta dinero  en potenciar una actividad que da al país capacidad de generación de riqueza y prestigio internacional.

Pongamos ejemplos, empecemos por nuestro expresidente M. Rajoy, este señor fue número uno en su promoción de Registrador de la Propiedad. Todos los españoles lo hemos oído hablar y leer y conociendo como son las pruebas de acceso a Registrador es poco probable (o como el diría “o lo que es lo mismo improbable”) que pudiera superar esas pruebas.

Otro ejemplo, José María Linde de Castor, nuestro querido exgobernador del Banco de España. Este sujeto en los últimos años de su mandato se dedicó a realizar declaraciones públicas donde entre otras cosas atacaba nuestro sistema público de pensiones, así como su oposición a la subida del salario mínimo. Como todo el mundo sabe, los Gobernadores de los Bancos Centrales no pueden hacer declaraciones públicas si no es a petición del Gobierno, como así sucede con el Gobernador de la Reserva Federal de EEUU  o del Banco Central Europeo, motivo suficiente para ser destituido (como lo hubiesen hecho sin pestañear el Gobierno de EEUU). Pero ahí no termina la ineptitud de este señor, sino que a pesar de la crisis bancaria que ha azotado a este país cuyas consecuencias seguimos pagando (en millones de euros) deja que nos quiebre el Banco Popular, no se puede ser más inútil. Mientras tanto nuestros hijos y nietos con alta cualificación y capacidad se dedican a poner cañas en Alemania o Inglaterra.

Otro ejemplo más, la Judicatura, poder del Estado y pilar fundamental de una sociedad justa y democrática. De ellos siempre me ha sorprendido que como institución jamás hayan pedido Perdón por las condenas a muerte dictadas durante el régimen fascista de Franco, solo porque esas personas pensaban de diferente manera y luchaban por hacer democrático y justo este país, se ve que están por encima de la sociedad que les paga y que confían en ellos.

Todos los días en la prensa leemos casos de nepotismo en la Organización judicial española y como consecuencia de ello nos desayunamos constantemente con varapalos de la Justicia Europea a las decisiones de los tribunales españoles, que como en el caso de los piratas de la Banca han estado protegidos con sus sentencias, perjudicando a la gran mayoría de los ciudadanos del país, y eso sin entrar en violencia de género, ayudados por la Ley Gallardón que hace imposible económicamente litigar contra una gran Empresa por la vía civil.

Y en una sociedad democrática no nos vale que se escondan detrás de la ley aduciendo que Ellos sólo se dedican a aplicarla. ¿Dónde queda la conciencia de lo que está bien y lo que está mal?

Podría seguir enumerando casos y ejemplos pero para muestra un botón, el descrédito es tal que actualmente se desconfía y con razón de cualquier tipo de oposición y eso contribuye al descredito que actualmente tienen las instituciones públicas y como los partidos de la ultraderecha canalizan ese descontento.

Creo y seguiré luchando y denunciando todo lo que entienda que sea injusto y prime a una determinada clase social y a sus acólitos y actuaré en favor de todos mis conciudadanos y principalmente de los más desfavorecidos.

Creemos una sociedad más justa, democrática y respetuosa.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido