31.8 C
Puente Genil
viernes, mayo 24, 2024

¿Qué frutos damos que podamos ofrecer?

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario.

¿Qué frutos damos que podamos ofrecer?

1ª lectura: Isaías 5,1-7.  Salmo: 79 La viña del Señor es la casa de Israel.    

-

2ª lectura: Filipenses 4,6-9. Evangelio: Mateo 21,33-42.

Analizando la situación actual de nuestra sociedad y del mundo, podemos comprobar cómo, a pesar de las revoluciones socialistas, los pobres, los miserables, los necesitados y desamparados… no han podido lograr aún: la libertad, el bienestar, la felicidad, la dignidad… a las que las personas aspiran desde lo más profundo de su ser.

La libre expansión de nuestros impulsos instintivos desde el predicamento de nuestros derechos y libertades sin atender a las responsabilidades de nuestros actos, lejos de hacernos más maduros y sanos, han originado: neurosis, frustraciones, y sobre todo una incapacidad profunda de empatía y una falta de solidaridad para resolver los problemas de los demás desde la comunión y el amor.

El desarrollo científico y técnico desde el afán de lucro, y el crecimiento económico privado del sentido moral y solidario, nos va convirtiendo en consumidores y usuarios cada vez más aislados, deshumanizados e insolidarios.

Esa visión simplista de los que consideran que únicamente la propiedad privada, la riqueza y el poder, son los pilares en los que se basa el progreso de una sociedad; el afán de poseer cada vez más, de todos, y un estilo de vida consumista, derrochador, hedonista e insolidario, que priva a los que menos tienen del uso y disfrute de bienes esenciales para su vida; es el resultado de una sociedad injusta; estructurada en función de los intereses de los más poderosos política y económicamente, pero que no está al servicio de los más necesitados de ayuda y de bienestar, ni de todos. Así hemos conseguido sociedades y pueblos cada vez más enfrentados y separados unos con respecto a otros, formados por individuos empujados hacia la rivalidad, la competencia, la delincuencia… y no hacia la solidaridad la ayuda y el servicio mutuo. Una sociedad asentada en la mentira, la agresividad y la violencia.

No debemos olvidar que en las sociedades se recogen los frutos que se van sembrando: en las familias, en las escuelas, en las instituciones políticas y religiosas…

A juzgar por esos frutos en esta «viña del Señor» el resultado, aún hoy, podríamos catalogarlo como de negativo, por eso es necesario escuchar y poner en práctica las palabras y obras de Jesucristo sobre este «Reino de Dios» que deberá de transformarse en una sociedad nueva; sin esos estímulos de lucro, poder, dominio, opresión e injusticia; que tendrán que transformarse en frutos de misericordia, perdón, solidaridad, fraternidad, caridad… para el bien de todos. Y para poder obtener esos buenos frutos, hemos de saber buscar siempre:  lo verdadero, lo noble, lo amable, lo virtuoso…

Jesucristo, con esta parábola del dueño de la viña, denuncia a cuantos ostentan esa misión de dirigentes de las comunidades y de los pueblos únicamente en su propio beneficio, para que todos nos interroguemos qué hacer realmente con los dones que Dios provee en favor de la vida de todos.            

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido