19.1 C
Puente Genil
martes, mayo 21, 2024

Jesucristo es el Buen Pastor que da la vida por nosotros

1ª lectura: Hechos de los Apóstoles  4,8-12.Salmo: 117 La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.   

2ª lectura: 1ª carta de San Juan 3,1-2.Evangelio: Juan 10,11-18.

-

Si analizamos la realidad de nuestra sociedad podemos observar como siguen existiendo muchas personas que en lugar de vivir amparadas por la comunidad, viven siendo víctimas de la misma; lo mismo que ha venido ocurriendo a lo largo de nuestra historia humana. A nadie nos gusta que nos traten y manipulen como a ovejas, pero vemos cómo desde el poder, la riqueza, los intereses partidistas… los que nos gobiernan nos oprimen y no escatiman en crear conflictos y guerras que usan en su propio beneficio sacrificándonos, dificultando nuestra supervivencia, nuestra estabilidad y paz emocional y nuestro bienestar. La publicidad de los medios de comunicación, manipulables desde esos mismos poderes, nos imponen; no sólo el consumo y las modas, sino sobre todo, las ideas, los valores, los estilos de vida e incluso las posturas beligerantes que debemos adoptar contra los otros. Expuestos ante tantas soflamas y mentiras corremos el riesgo de no ser capaces de escuchar ni siquiera nuestra propia interioridad que nos llama a hacer el bien, y andamos perdidos en nuestras rutinas cotidianas, desde la desidia, el egoísmo, la mediocridad, sin atender nuestra responsabilidad como personas para con nuestros semejantes y sin pensar en que somos igual de frágiles que ellos ante el mal y la muerte; como ovejas sin pastor.

Precisamente en esta vida cotidiana y en contacto con la sociedad y la comunidad que nos rodea es donde se decide nuestra calidad humana y cristiana y que desde nuestra libertad, igualdad de derechos y obligaciones y valores,  podamos participar de una vida nueva y mejor para todos, según el proyecto de Dios y sus palabras encarnadas en nuestra humanidad. Hemos de saber buscar y encontrar a Jesucristo Resucitado; a pesar del mal, del egoísmo, del odio y de la muerte a que nos somete este mundo; en la vida diaria; desde la fortaleza que da la comunidad y desde la comunión con los demás y con el Dios Creador de la vida; practicando: la misericordia, la justicia, el perdón, la paz, el amor… sin justificar ni permitir ningún tipo de violencia: los conflictos, las guerras y las muertes injustas. Hemos de ser auténticos seguidores de Jesucristo, nuestro Buen Pastor; desde la autenticidad y la creatividad para ayudar como él a salvar a las ovejas perdidas; viviendo preocupados por los enfermos, los pobres, los marginados, los indefensos, los olvidados que viven solos y desamparados… Jesús viene al mundo como ese guía y único pastor auténtico enviado por Dios Padre al que hay que seguir, capaz de dar vida y esperanza a toda la humanidad. No estamos solos ante el mal y la muerte, él sigue cuidando de todos nosotros desde el Espíritu de bondad y amor infinitos de Dios y desde nuestra comunión con él. Nuestra tarea es seguir construyendo el Reino de Dios aquí, para lo que vino Jesús Nazareno a este mundo y por lo que entregó su vida terrena, con la confianza de que tenemos abierta la puerta para poder participar también de la vida gloriosa y eterna en Dios.                

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido