38 C
Puente Genil
miércoles, julio 24, 2024

Más de 41.000 personas reciben el apoyo de Cruz Roja en Córdoba durante 2022

Un total de 41.427 personas recibieron algún tipo de apoyo o atención por parte del voluntariado de Cruz Roja en Córdoba a lo largo de 2022, un año en el que la respuesta a la crisis provocada por el conflicto de Ucrania, la pospandemia y la subida de los precios; hacer frente a la “soledad no deseada”, sobre todo de las personas mayores; o la reducción de la “brecha digital” fueron algunos de los grandes desafíos que tuvo que afrontar la entidad.

Un año en el que se registraron unos niveles de demanda de ayuda y de atenciones similares a los de 2021, pero en el que se detectó una mayor cronificación de la vulnerabilidad, que afecta además no solo a personas desempleadas, sino también a personas integradas en el mercado laboral pero cuyos exiguos salarios, unidos a la subida de los precios en cuestiones básicas como la alimentación, la vivienda o los suministros, obligan a recurrir a la ayuda de organizaciones como Cruz Roja para llegar a final de mes.

De esa cifra global de personas con las que la institución trabajó en 2021 en la provincia, 30.540 fueron ciudadanos con los que se intervino de manera individual a través de alguno de los muy diversos proyectos de la entidad, mientras que los 10.887 restantes participaron en alguna de las numerosas iniciativas de educación y sensibilización impulsadas por la organización, que abarcan temáticas de distinta índole, desde salud, sexualidad y prevención de conductas violentas entre los adolescentes hasta igualdad de oportunidades, migraciones forzosas o los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

-

La respuesta a las necesidades básicas de familias en situación de extrema vulnerabilidad, junto a la intervención con personas mayores, mujeres, inmigrantes y refugiados y la promoción del empleo acapararon el mayor volumen de atenciones.

Todo esto fue posible gracias al apoyo de las cerca de 5.000 personas voluntarias y más de 16.000 socios y socias con que cuenta la institución en Córdoba. Fruto de esa solidaridad y entrega, la entidad pudo intervenir el pasado año con otros muchos colectivos, tal y como enumera Cándida Ruiz, presidenta provincial de Cruz Roja. “Seguimos trabajando con ilusión con personas mayores, desempleadas, familias necesitadas, mujeres en dificultad, jóvenes, con la infancia, y con quienes se ven obligadas a dejar sus países de origen”.

Entre los retos sociales que la organización destaca de 2022 se encuentra el de reducir la soledad de las personas, especialmente las mayores, que se ha evidenciado como un importante problema social frente al que Cruz Roja viene actuando desde hace años. Según su Memoria de Actividad, más de 4.400 personas mayores y personas cuidadoras no profesionales recibieron el apoyo del voluntariado el pasado año. Además de ofrecerles compañía ante situaciones de soledad, la entidad desarrolla acciones que fomentan el envejecimiento activo y saludable, con el objetivo de evitar el aislamiento social de un colectivo que se vio especialmente afectado por la pandemia, pero que también sufre discriminación por los prejuicios que existen en torno a la edad.

Un año más, el acceso al empleo ha sido una de las principales líneas de actuación de Cruz Roja con las personas vulnerables. No en vano, el empleo es una de las 6 áreas de conocimiento con las que se aborda la intervención por parte de la organización, que ofrece orientación laboral, capacitación y acompañamiento a las personas desempleadas. En esta labor, cabe destacar el “importante apoyo de las empresas” de la provincia para que Cruz Roja pueda propiciar oportunidades laborales. “Las alianzas son esenciales. Es un esfuerzo conjunto de toda la sociedad”, afirma Cándida Ruiz.

El pasado año, más de 270 empresas de la provincia colaboraron en materia de inserción laboral con Cruz Roja, lo que permitió ayudar a 3.000 personas desempleadas, de las cuáles 612 consiguieron un trabajo.

Otro de los problemas sociales que la pandemia puso de relieve es el importante incremento de la brecha digital de las personas en exclusión social. En este sentido, 2022 ha sido para la institución humanitaria el año de fortalecimiento del proyecto Click_A, impulsado por la organización en toda Andalucía para orientar y acompañar en el uso de las nuevas tecnologías, basándose en el voluntariado digital. El proyecto daba continuidad a un trabajo en esta materia que se realizaba desde hace más de una década, pero que cobra especial relevancia ante una sociedad cada vez más digitalizada, en la que muchas personas ven reducidos sus derechos básicos por no conocer o no tener acceso a las nuevas tecnologías.

No obstante, los servicios e iniciativas promovidos por la organización abarcan prácticamente todos los sectores de población, desde mayores hasta infancia, pasando por personas con discapacidad, inmigrantes, refugiados, drogodependientes, mujeres en dificultad social, personas afectadas de VIH/SIDA, familias con escasos recursos económicos o incluso habitantes de otras zonas del mundo necesitadas de ayuda humanitaria y de programas de cooperación al desarrollo.

Los datos recogidos en la Memoria del pasado año dan fe del esfuerzo del voluntariado de la entidad: cerca de 4.000 niños y niñas, adolescentes y jóvenes participaron en talleres y actividades de Cruz Roja Juventud; más de 2.000 ciudadanos de la provincia fueron atendidos por los servicios de Socorros y Emergencias; y más de 10.000 se formaron a través de alguno de los cursos impartidos por la organización.

Tampoco se pueden pasar por alto los proyectos de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria apoyados por la institución en lugares como Tanzania, Ecuador o los campamentos de refugiados saharauis; ni las más de 600 personas que participaron en actividades de Medio Ambiente.

Por todo ello, hay que dar las gracias “al voluntariado, fuerza y motor de la Institución, por su inestimable labor, dando siempre lo mejor de sí a quienes necesitan ayuda y cariño; a socios, empresas colaboradoras y administraciones públicas, por su confianza, generosa colaboración y apoyo; y a todo el equipo técnico, por su esfuerzo y buen hacer”, recuerda Ruiz.

Todas esas muestras de solidaridad y compromiso, individual y colectivo, son las que permitieron a Cruz Roja -que cuenta con asamblea en doce localidades de la provincia: Baena, Montilla, Lucena, Hinojosa del Duque, Priego de Córdoba, Rute, Pozoblanco, Peñarroya-Pueblonuevo, Palma del Río, Puente Genil y Villanueva de Córdoba- intervenir en algún momento del pasado año en 71 de los 77 municipios de la provincia.

Y las que posibilitan ofrecer una mano amiga a personas como las que nos acompañaron hoy en la rueda de prensa de presentación de esta memoria anual: Paula Martín, joven cordobesa que ha encontrado trabajo con apoyo del Plan de Empleo de la institución humanitaria; Manuel Ruiz, que participa desde mediados del pasado año en talleres de envejecimiento saludable y activo en el centro de participación para personas mayores; e Ilyas Hussain, paquistaní al que desde el programa de Inmigrantes se le acompaña desde hace años para facilitar su integración en la ciudad, y que actualmente recibe asesoramiento para la contratación de nuevas personas empleadas en su negocio.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido