14.1 C
Puente Genil
martes, diciembre 6, 2022

Alvaro de la Fuente :»se nace con unas aptitudes pero te aseguro que, si se le pone interés, se puede aprender la saeta como cualquier otra canción»

Alvaro de la Fuente, vuelve a dirigir la Escuela Infantil de Saetas Cuarteleras, mantenemos con él una entrevista para conocer todos los detalles, nos emplazamos en el aula situado en la planta alta del anexo a la iglesia de Jesús Nazareno donde se imparte la escuela

-PREGUNTA: Álvaro, en 2020 vuelves a dirigir la Escuela de Infantil de Saetas Cuarteleras, que cumple su cuarta edición. Por tanto, se empieza a consolidar.

A.Fuente: Pues sí Virginia. Y un servidor muy contento por ello. Lo cierto es que en cada edición hay más demanda, y eso me mantiene la ilusión intacta.

-

-Cuéntanos, ¿por qué crees necesario una escuela infantil de saetas cuarteleras en Puente Genil? Éstas se han transmitido siempre a través de los cuarteles.

-Y así, sin duda, va a continuar siendo en los cuarteles los lugares naturales e idóneos para su transmisión. No obstante, Virgina, la escuela, según he podido comprobar en las últimas cuatro ediciones, cumple con dos objetivos. En primer lugar, es un instrumento muy útil de perfeccionamiento para aquellos niños y niñas que ya tienen un dominio básico de la cuartelera, pero todavía muestran algunos defectos (desafinaciones, vicios melódicos…) que pulir y están faltos de la adecuada técnica vocal, algo vital para poder interpretarla bien.  Y, en segundo lugar, les enseña la cuartelera aquellos niños y niñas que no pertenecen a un contexto manantero pero que están interesados en su aprendizaje. Estos últimos son los que predominan y más lo agradecen.

-¿Cuáles son los requisitos para inscribirse en la escuela? ¿Tiene coste económico alguno?

Requisito ninguno, solo muchas ganas de cantar saetas cuarteleras. Y por supuesto, no hay coste económico alguno. Esta es una actividad, organizada por la Agrupación de Cofradías, Hermandades y Corporaciones Bíblicas, que un servido desempeña de manera absolutamente altruista, motivado, exclusivamente, por mi pasión por la música, su enseñanza y las tradiciones de mi pueblo. Algunos amigos y conocidos se sorprenden y me dicen que cómo tengo ganas de un viernes por la tarde, después de toda una semana dando clase en el colegio, estar dos horas más enseñando a niños sin contraprestación alguna. Yo les digo que las dos horas se me pasan volando y que disfruto como un enano entonando cuarteleras con mis niños y niñas, observando su progreso semanal. No tiene precio la satisfacción que siento.

En los años anteriores, ¿cuántos alumnos han pasado por la escuela?

90 alumnos, treinta por año.

-Dime, ¿cómo planteas las clases? ¿Qué metodología usas?

Las clases, que se desarrollarán los viernes por la tarde, se dividirán en dos turnos de una hora de duración cada uno. Un turno para aquéllos que no tiene ningún conocimiento previo, y otro para los que ya tienen una base. En cuanto a la metodología, muy sencilla: comenzamos con unos ejercicios de respiración y técnica vocal, para, a continuación, pasar a entonar las melodías de la saeta cuartelera. Primero colectivamente en plan coro, y luego, individualmente y en parejas.  

La Saeta Cuartelera tiene distintas maneras de interpretarse ¿cuál es la que enseñas a tus alumnos?Buena pregunta. Empiezo a enseñarles la más básica, es decir, aquélla con pocos saltos melódicos, escasas ornamentaciones y casi ningunas notas agudas. A medida que la van asimilando, voy aumentado la complejidad, proponiendo tercios melódicos un poco más elaborados. También les enseño la saeta de Pelícano, que como bien sabes es una saeta que difiere a las que se suelen cantar de manera habitual en La Mananta.  Con relación a las diferentes variantes de saetas cuarteleras, invito a todos a la lectura de mi próximo estudio que se publicará en la próxima edición de la Revista de Semana Santa. Es muy esclarecedor. 

-Por tu experiencia, ¿tienen muchas dificultades los niños para aprender la saeta? Ya sabes que siempre se ha dicho que estos cantes se llevan en la sangre y demás…

Mira Virginia, lo que se lleva en la sangre son los leucocitos, los glóbulos rojos, los virus…, no los genes de la cuartelera, jejej.  Ya en serio, efectivamente se nace con unas aptitudes determinadas (un color de voz concreto, una capacidad para afinar, de entonar, etc…) pero te aseguro que, si se le pone interés, y así me lo dice la experiencia, se puede aprender perfectamente, como cualquier otra canción.  No de igual manera, claro, pero todos terminan cantándola. De todos los niños que he tenido en estas cuatro ediciones, ninguno, al final de los tres meses, se ha quedado sin entonar tres o cuatro saetas. 

-¿Cuándo comienza el período de inscripción?

Pues inmediatamente después de los Reyes. El plazo es del 8 al 23 de enero, y se tiene que hacer a través del wasap que aparece en el cartel que es mi número de móvil. Con especificar datos y edad, es suficiente.

¿Y las clases, qué horario tendrán, cuando comenzarán y donde se desarrollarán?

Las clases se van a desarrollar como siempre en las dependencias de la Parroquia de Jesús Nazareno, y, si todo va según lo previsto, comenzarán el viernes 7 de febrero. Antes, no obstante, mantendré una reunión con los padres y madres de los niños para informarles de todo. En cuanto al horario, es algo que tendremos que decidir entre todos, teniendo en cuenta que las clases no comenzarán antes de las seis de la tarde, ya que en la Parroquia hay otras actividades.

¿Son plazas limitadas?

Claro, es inevitable. En aras a favorecer la calidad de las clases tengo que poner unos límites de participantes. Por eso es muy importante que el que esté interesado en participar lo haga cuanto antes partir del 8 de enero. Las solicitudes se aceptarán por riguroso orden de inscripción.

¿Hasta qué fecha durarán las clases?

Pues empezamos, como te he dicho antes el 8 de febrero, y terminaremos más o menos el viernes previo al Día de la Cruz, fechas en las cuales nuestros niños y niñas ya estarán preparados para disfrutar cantando cuarteleras en la Semana Santa Chiquita.  Y terminaremos a lo grande, con la celebración de especie de Exaltación Infantil de la Saeta o similar en la que cantarán todos los niños y que servirá, además, de jornada de convivencia entre todos: las familias, amigos, etc. Todos los años lo hemos hecho en la Parroquia:  el acto principal en el interior de la iglesia, y la convivencia en el patio con unas cervecitas, refrescos y tapitas. Es una manera bonita de terminar las clases.

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido