38.5 C
Puente Genil
jueves, julio 25, 2024

«Allí estoy yo en medio de ellos» advirtiendo al malvado un cambio de conducta…

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario.

«Allí estoy yo en medio de ellos» advirtiendo al malvado un cambio de conducta.

Citas: 1ª lectura: Ezequiel 33,7-9.   Salmo: 94 Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón»    

-

2ª lectura: Romanos 13,8-10. Evangelio: Mateo 18,15-20.

El mundo está lleno de personas enfermas, ancianas, heridas, maltratadas injustamente, excluidas, descartadas, desamparadas… Nos guste o no, somos responsables unos de los otros, nadie puede vivir con total independencia de los demás y es evidente que las acciones de cada persona son las que repercuten en la vida de las otras, sobre todo de las más allegadas y cercanas. Nos viene bien escuchar que es bueno reprender y poner en su lugar a los malvados a fin de que cambien su conducta, pero únicamente en defensa de los más necesitados y últimos; por amor a todos, incluyéndolos a ellos también en ese amor como a los demás. No es lícito el revanchismo ni quitar de en medio por nuestra cuenta a nadie en un intento de hacer justicia divina. También Dios nos va a pedir cuentas de lo que hicimos con esos enemigos y de cómo no fuimos capaces de reprenderlos y dialogar con ellos para que cambiaran su conducta.

Es la comunidad la que debe de analizar su situación y la maldad de algunos de sus miembros, pero es cada persona la que tiene la responsabilidad con todas sus consecuencias en la sociedad. Cada cual ha de responder personalmente de sus actitudes y obras para con los demás. Los egoísmos humanos, los intereses personales y partidistas, la falsa seguridad, los miedos… son lo que nos hace ser y actuar sin medir bien las consecuencias y sin reprender lo que vemos y consideramos mal.

El bienestar y la felicidad de todos únicamente se resuelve en el amor y no; en el odio, el revanchismo, la confrontación. Esa es la quintaesencia de toda moral, de todo compromiso, de toda ley, mandamiento y precepto. Todo se reduce en amar a tu prójimo, a todos los demás, como te amas a ti mismo; y en no hacer al otro lo que no te gustaría que te hicieran a ti. Únicamente ese amor puede integrar a los que consideramos enemigos y malvados en nuestras comunidades y ¿quién no ha sido nunca considerado enemigo o malvado para los otros?

La corrección fraternal es muy importante porque todos somos pecadores y egoístas. Nadie debería ser expulsado de una comunidad sin haberle proporcionado previamente una verdadera pedagogía de la compasión, de la caridad, de la comprensión y del respeto. No es una persona la que puede condenar a otra, sino la comunidad y dando previamente la oportunidad del cambio y del arrepentimiento al malvado, a quien se ha equivocado ofendiendo a esa comunidad y a esa mayoría necesitada unos de otros; para su reintegración y reinserción social.

La Palabra de Dios, el Evangelio de Jesucristo y la oración comunitaria, son sin duda los medios para enriquecer la dimensión social de las personas y para mejorar así las comunidades y la humanidad.               

7,034FansMe gusta
2,215SeguidoresSeguir

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido